Segunda punción… Cuatro nuevas oportunidades

A dos días de mi segunda punción sigo bastante dolorida, apenas puedo andar del sofá al baño, del baño a la cama y poco más. Además sólo puedo estar tumbada o semi sentada porque los pinchazos son fuertes.

No me asusta el dolor, pero sí que algo pueda ir mal. Esta mañana me he pesado y he subido sólo 100 gramos, así que la temida hiper estimulación ovárica parece que no va a aparecer.

El resultado de la punción fueron diecisiete ovocitos de los cuales sólo ocho estaban maduros y han fecundado cuatro. Ayer lloré mucho al recibir la llamada de la embrióloga. La cara de mi marido también cambió al escuchar el resultado. Son cuatro grandes esperanzas que nos harán estar pegados al teléfono diariamente a ver como evolucionan. Ya sabéis como es esto: Lo cuentas a alguien que no ha pasado por ello y parece “fácil” pero no entienden todo lo que hay detrás.

No dejas de pensar, aunque intentas que no sea así, en los pinchazos, en la incertidumbre, en el miedo, en las ganas de que esto salga bien, en rendir en el trabajo, en ausentarte del mismo por el menor tiempo posible, en cómo multiplicarte para estar en todo, en aguantar el tipo cuando ves a alguien que está esperando a su bebé, en sonreir para que los demás no se preocupen, en seguir siendo la misma… Son tantas cosas y tantas cargas las que nos echamos encima que, añadiendo lo hormonadas que estamos, se sufre y mucho.

Por eso, porque estamos al límite en cada paso, necesitamos “parar” en algún momento, darnos cuenta lo fuerte que somos por aguantar todo el proceso, lo valiente que resultamos por luchar por lo que queremos a pesar del miedo, pero sobre todo, por el AMOR tan grande que tenemos dentro, que daríamos lo que fuera por conseguir nuestro sueño de ser mamás.

Gracias LUCHADORAS por estar ahí, mucho ánimo en todas las etapas de vuestros tratamientos y seguid luchando por vuestro sueño.

También quiero agradecerle a mi marido, mi amor, mi compañero, mi apoyo… Quien siempre está a mi lado para recordarme que este proceso es cosa de dos (a pesar de lo gruñona que he estado en este último mes) y quien me abraza tan fuerte que aunque, en broma le digo que un día me va a romper, en realidad consigue recomponerme.

Un beso enorme!

Clouds spelling out dream in the sky
Clouds spelling out dream in the sky