Un poquito de mí

Cuando abrí este blog lo hice pensando en plasmar todo lo nuevo que pretendo vivir, los pequeños pasos que voy dando hacia la creación de proyectos, las ganas de superar miedos, propósitos nuevos… Una especie de recordatorio de lo que sueño, de lo que confío hacer, de lo que quiero… porque a veces lo olvido. Y no es por desidia, ni por desgana, sólo que la vida me va envolviendo en otras cosas y al final el tiempo se me escapa sin darme cuenta y siento que lo importante se esfuma y siempre acabo arrepintiéndome de no haberlo aprovechado.

Algo sobre mi… madrileña e hija de unos padres andaluces maravillosos, la hermana pequeña de una persona con un corazón enorme, la mujer del amor de mi vida y la amiga que siempre intenta estar ahí. Esta soy yo en esencia con muchas virtudes y el triple de defectos.

Durante años he buscado la perfección en todo lo que envolvía a mi vida, llenándome de estrés y “complicándome” para lograr unos objetivos tan utópicos.

Ahora estoy cambiando e intento que cada día la versión de mi misma me guste más. Estoy probando a pasar de ser políticamente correcta a mostrar mi malestar si algo no me parece bien y a no sentirme tan mal después de hacerlo, a poner límites, a decir adiós a gente que no aporta nada a mi vida, a disfrutar de tardes de sofá y manta sin pensar en todo lo que queda por hacer, a que el trabajo no me absorba, a pensar en otras prioridades… las que de verdad son importantes.

Todo esto no está siendo un cambio fácil. Son pequeños pasos que voy dando hacia la aceptación de mis limitaciones y el saber que no siempre puedo llegar a todo, que hay cosas que no puedo controlar, que los miedos se superan enfrentándose a ellos y que quiero vivir más experiencias que las que la rutina me tiene preparadas.

Y aquí estoy… buscando nuevas maneras de sonreír a la vida.

Laura Rosemary

Nuestro Nuevo Mundo

Me gustaría usar este blog como punto de encuentro para quienes estamos pasando por un tratamiento de reproducción asistida. Quiero conocer vuestra historia, convertir este sitio en un lugar donde os apetezca compartir vuestras experiencias y que se convierta en un pequeño refugio donde poder abrazarnos con las palabras.

A todas nos surgen dudas, tenemos preguntas sobre los procedimientos, miedos, sentimientos difíciles de digerir… Cada una de nosotras tenemos una historia que contar, unas emociones guardadas que muchísimas veces nos callamos porque son tan intensas que no las queremos decir por no preocupar y, a veces, cuando conseguimos poner en palabras lo que sentimos, la persona que nos escucha no siempre llega a entender por todo lo que estamos pasando e intenta quitarle importancia y llegamos a sentir verdadera frustración.

Hace apenas dos meses que me uní en Twitter a Infertilpandy, donde he encontrado a personas increíbles que transmiten positividad y donde encontré esas palabras necesarias en algún momento que no ha sido fácil. Gracias por vuestro apoyo, por ser tan fuertes y por seguir luchando: Sois FANTÁSTICAS, así, en mayúsculas.

Y llevo días pensando que si esta sensación tan increíble y auténtica ocurre “tan sólo” intercambiando unas palabras leídas a través de una pantalla, no me puedo imaginar cómo sería esa conexión si nos reuniésemos.

Por eso, además de conoceros mediante el blog, quiero organizar un punto de encuentro. Que nos reunamos presencialmente para, a través de diferentes actividades, abrirnos poco a poco para poder expresar… Expresar nuestra alegría, nuestra tristeza, rabia, esperanza, dolor, ganas de luchar… Sentimientos necesarios para seguir hacia delante, porque no hay emociones malas y buenas, todas ellas son importantes y nos ayudan a resistir.

Cuando conocí el resultado de mi primera beta negativa la acepté, no mostré ninguna emoción, pero al día siguiente no podía parar de llorar… y qué mal rato pasé, porque la vida no se para y da la oportunidad de poder escuchar nuestro cuerpo y echar todo el dolor que sentimos. Cuántas veces he tenido que disimular, tragarme la tristeza y hacer como si nada me influyese. En el día a día es muy difícil bajar el ritmo y todas esas emociones acaban pesando y dejando huella.

Por este motivo os propongo un encuentro a través de una reunión dinámica, donde compartir experiencias, expresar las emociones y llenarnos de energía. Un mini taller práctico donde voy a poner toda mi ilusión y esfuerzo para haceros sentir cómodas y que los sentimientos fluyan.

Esta iniciativa la quiero llevar a cabo solamente porque pienso que es algo positivo para todas y recibo a cambio lo mismo que pretendo dar… Tiempo para escuchar, dialogar, conocer a gente fantástica y aprender de las experiencias de las demás.

Bienvenidas a este rinconcito que es tan mío como vuestro. Millones de besos!

Laura Rosemary